Boletines

Aplicará Ayuntamiento Reglamento para el Uso de las Instalaciones Deportivas
Septiembre 7 de 2016

El Ayuntamiento que Preside Kiko Munro pondrá en operación el Reglamento para el Uso de las Instalaciones Deportivas, el cual tiene por objetivo evitar su mala utilización y vandalismo.

El Director del Instituto Municipal del Deporte (IMD), Marco Antonio Rubio Nieblas, informó que el Reglamento fue aprobado en el Pleno del Cabildo en la Novena Sesión Ordinaria del pasado 30 de mayo.

Agregó que la nueva disposición fue remitida al Congreso del Estado, donde fue aprobada y se publicó en el Boletín Oficial el 30 de junio.

Rubio Nieblas destacó que, de acuerdo a esta nueva normatividad para el Uso de las Instalaciones Deportivas, los usuarios deberán respetar y mantener en buen estado las instalaciones, cumplir con las normas de seguridad que la práctica del deporte requiera y observando siempre buena conducta y respeto a los demás.

Agregó que se establecen los horarios de 5:00 a 23:30 horas para el uso de instalaciones deportivas, aunque puede excederse cuando se amerite.

Se prohibe introducir vehículos, el consumo de enervantes y bebidas alcohólicas, permitiéndose sólo la venta y consumo de éstas últimas, en eventos de carácter organizado, bajo la supervisión del Instituto y con una anuencia municipal obligatoria, apuntó.

El funcionario indicó que el incumplimiento de lo estipulado en el reglamento implica sanciones económicas o arresto administrativo y será obligatoria la reparación del daño a las instalaciones, en caso que hubiere.

Subrayó que el Presidente Municipal instruyó iniciar una campaña de concientización y socialización del nuevo Reglamento, sus alcances, restricciones, medidas de control y sanciones, recayendo en el propio IMD la coordinación y operación del mismo, así como la responsabilidad de administrar todas las instalaciones deportivas de Puerto Peñasco.

Finalmente, exhortó a la comunidad a colaborar y seguir cuidando las instalaciones deportivas, haciendo buen uso de ellas y como vigilantes que denuncien actos de vandalismo o deterioro de las instalaciones.